Trece muertes trágicas debido a un selfie ¡Alucinante!

Hasta el sumo pontífice Francisco se ha apuntado a la moda de los selfies.

Si no le explicas al mundo entero qué estas haciendo a cada momento no eres absolutamente nadie en un planeta, el de las redes sociales, donde todo es muy fugaz. Para muchos es ya prácticamente una obligación, una obsesión, contar el más mínimo detalle de sus vidas en la red. Qué comemos, el deporte que practicamos, la película que hemos visto, nuestras ideas políticas... Cualquier cosa vale y si va con fotografía o bien vídeo, mejor, mucho mejor.

El proceso ha sido irrefrenable. De las primeras imágenes delante de un inofensivo espejito hasta extremos vídeos virales. El riesgo ya no es un factor a tener en consideración en el momento de lograr el autorretrato más increíble y sorprendente. Personas de todo el planeta, poco a poco más jóvenes, exponen su vida para lograr un segundo de fama con el mínimo esmero.

Imprimir Correo electrónico